Historias en español

Mimbae

Tervi sentía que estaba en la mezcladora de alquitrán de su pueblo en vez de en la ciudad más avanzada del mundo. La gente corría despavorida, los edificios se quemaban y de vez en cuando algún que otro coche explotaba con una gran llamarada. Terrorismo, asesinato, genocidio. Tervi nunca pensó que las cosas acabarían así. Ellos les detendrían antes de que ocurriese nada parecido, acabarían entre rejas y no podrían hacer daño a nadie nunca más.

Entre el horror algo le llamó la atención. Una canica de cristal en el suelo. Tan bonita, tan fuera de lugar con esos colores etéreos. No la necesitaba pero la quería. Era lo único familiar en aquella escena, así que la cogió. Un segundo después la oscuridad se hizo dueña de sus ojos y su cuerpo dejó de tener sustancia.

Cuando se despertó, estaba en otro lugar. Otro Mimbae, uno peor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s