Harry Potter/Tony Stark

Tony’s Name appeared on his skin when he was ten years old and was having a bath. It made itself a home on the small of his back and he probably would never have noticed it if it wasn’t thanks to the nanny. Maria was delighted with the tiny scribbles that said Harry James Potter but his father didn’t appear to enjoy it as much so he learned to not talk about it either, the same he did with almost everything else. Still, Tony was a very smart ten year old and knew it wasn’t a good thing not having a Name so he was relieved that night when it made its appearance. He was less delighted when his nanny was sacked for leaking his Name to the press and the rest of the world’s Potters started naming their kids Harry and lying on how old they were.

He got a new nanny, of course, but the damage was done and Tony couldn’t shake off the feeling that maybe having a Name wasn’t such a good idea, which led to him always dressing correctly if for nothing else than trying to make his Name impossible to find for others by mistake. He didn’t want people comenting on it. It didn’t require that much work, it being were it was, but he couldn’t let his pants slip down anymore, which was a total bust.

Going through adolescence Tony found himself enchanted with the idea of physical pleasure, which made him even less attracted to the idea of having to tie himself down to only one someone forever and ever after with sprinkles on top. The mere idea made him nauseous. It was only reasonable then, that when letters started coming from his soulmate at age sixteen he didn’t even open them. He didn’t destroy them but he found a cookie can and hid them inside. And every letter after got the same treatment until they stopped coming at all. He was twenty one and just a few short months later his parents got into the accident that took their lives. Then Jarvis followed them just a few short months later.

Everything was kind of a blur after that.

He got out of the family home and moved out to Malibu, got into business and followed Obie around like a good little puppie. He was the only one left to him. Or so he considered, as the letters continued to be hidden in that little cookie can that he didn’t even know where it was. He went to parties, slept around and generaly got lost in his own world. He was always very careful with his conquests, never showing his back to them, always keeping it covered. Not that people didn’t know which his Name was or that it mattered much to him if his supposed soulmate got into trouble, he never even knew him, but somehow, just showing his Name around made him uncomfortable.

Then came Pepper, with whom he thought himself in love, after which Happy came like a hurricane dashing his hopes. No one can compete with a soulmate bond, or so he was told. Then Iron Man and Obie’s betrayal, and SHIELD, and Vanko, and Loki and Thor along with the Tesseract and the chitauri, Bruce and Barton and the now Romanov instead of Rushman and Steve Captain America Rogers and the Mandarin, Maya and Killian and finally HYDRA and all the chaos that came with it. Steve left to look for his lost sniper/old buddy/assasin, Natasha left to look for Barton and good old Brucie decided to come visit and lift his spirits in the wake of the chaos HYDRA had left.

It was actually a question from Bruce that made him concentrate on something else but his own destruction via alcohol.

“Tony, I’m sorry to say this but you can’t keep like this”, he gestured to the tumbler of whiskey in his hands. “I know what you think, that you shouldn’t have assisted SHIELD with making those repulsors and you should have found out about HYDRA before and…”

“Of course I fucking damn well should have! I’m Iron Man, Brucie, but of what use am I if I couldn’t discover them before all this happened?”, he said moving the tumbler violently from side to side.

“And you should have this and that and the other thing and I’m done with this, Tony!”, Bruce exploded beside the couch.

“Bruce?”, Tony asked uncertainly, not having seen his friend like that ever before and honestly, kind of worried the good doctor had maybe popped a blood vessel because of him.

Bruce sighed before coming to seat himself beside Tony, gently taking the tumbler from unresisting fingers, “You can’t keep doing this to yourself, it wasn’t your fault in the first place and you blaming yourself is not going to make it any less true.”

Tony inclined his head. Maybe he was right but by that time it was an automatic reaction to just blame himself for whatever had gone wrong. Like with Pepper. It wasn’t as if it had any time to grow into anything before Happy came crashing down with his soulmate business but it still felt like a failure.

“You can’t do a lot right now, Tony. You promised to wait for word from Natasha and Steve before you did anything. Don’t you have anything to do in the meantime? Something to distract you for now.”

“Well, I could start on a new suit but you and I both know how that is not exactly conductive for keeping my mind occupied. It’s all automated process by now. So I suppose by the same reasoning anything mechanical is out too. The problem is, I haven’t done anything since I was four. Well, I’ve made programming before, what with Jarvis and all that but…”, he sighed and let his head drop in his hands.

With him in that position for Bruce it was easy to see the edge of his soulmate name and he got pensive. It was an insanely intimate topic of conversation but weren’t they looking for something that made him think? There was a riks, though, what if Tony had already knowledge of his soulmate and he wasn’t with them for a reason? He supposed there wasn’t anything else to do but try.

He brushed a hand over the inventor’s back and, getting no adverse reaction, let it rest there. “Tony, I have a question that maybe will spook you but, maybe it’s what you’re looking for. Thing is, I don’t know anything of the subjet relating to you”, Bruce winced seeing the way he was phrasing it sounded. Tony looked up from his hands and sent him a confused look.

“Sure, shoot.”

“What of your soulmate? Do you know who they are?”, Bruce winced again.

It was as if they’d string him from the ceiling, suddenly Tony was straight as an arrow looking ahead with a determined look, and Bruce got the feeling he wasn’t looking at the wall.

The truth of the matter was, Tony hadn’t had more than a passing thought about his soulmate since the time he decided he was forgoing soulmates in full, and none since Pepper. Pepper was perfect for him and, if she wasn’t for him, who could it be? It couldn’t be anyone better than her, so he forgot. About his own soulmate. Had he contacted him about it and he hadn’t noticed? He turned to Bruce, a look of absolute horror in his face.

“I forgot, Bruce. I forgot about my soulmate.”

Bruce wanted to hit him, he really wanted, and who wouldn’t want to, but the look on his face was so miserable he couldn’t do anything more but hug him and console him. They’d find them and he would apologize and he was going to see nothing wrong had occured to him.

And so it came to be that the search started.

Jarvis was very useful up to a certain point. With the upheaval the reveal of Tony’s Name caused there were a lot of Harry Potters lying around and literal thousands of Harrys from the date of his soulmate’s birth on. The fakes were very easy to get rid of, specialy since a lot of them had already found their respective soulmates and married. Really, who named their kid as the soulmate of someone famous and expected their offspring to actually go along with it and ignore the fact that they themselves had soulmates to find? Or, at least, that was Bruce’s opinion, Tony was more bitter about the matter. After all, even if he hadn’t known at the time, as his AI told him, Pepper had had to fend off some of those fakes through the years.

But going back to Tony’s real soulmate. The only one that fully met all the requirements was born in Great Britain and, apparently, had disappeared from the system at age eleven. The same time I lost my parents, Tony thought. The kid returned every summer to stay with his relatives but the rest of the year was who knows where. And that was another thing, apparently his soulmate was an orphan from the first year of his life, and Tony found himself feeling vaguely guilty. Not that he could have done a lot at eleven years of age himself to save his soulmate the heartache, or at age sixteen when he started receiving those letters…

“The letters! Oh, god, I’m so stupid. Those damn letters!”, he said jumping from the sofa in which he was sconced with Bruce looking up data.

“What?”, said Bruce a bit blindsided.

“Jarvis, the letters! Where are they! Oh, of course, you weren’t alive back then. I got some letters when I was a kid, first at sixteen and on to when I was twenty one. Then they stopped. I was a little shit back then, Brucie, and badly behaved. Well, worse than now if you can believe it, -“

“Funny and terrifying thing, I actually can”, deadpanned Bruce.

“- so I got a cookie can and hid them there. I didn’t even read them”, he sagged and looked at his friend wide eyed. “What if he hates me? What am I gonna do?”

Bruce didn’t have an answer to that and so silence stretched until Jarvis made an insert.

“If I may be permited, sir. Maybe looking into the belongings of my predecesor might be a good idea.”

Of course. The other Jarvis was always in on everything that happened to Tony. He was actually the only one who gave a damn about him as he grew, with the dubious exception, latter crossed of the list, of dear Obie. And they did find them in a box marked as For young Anthony, which made the knife of guilt twist a bit more inside him. Why hadn’t he looked into what his old butler had left him before? He felt he was dead when he started reading the letters.

To Tony

Hi, I am Harry and I am your soulmate. I saw you in the telly and I wanted to talk with you.

I am six but I am very smart, but my teachers don’t think so because my aunt tels them I am not.

I live with my aunt Petunia and my uncle Vernon and my cousin Dudley. I don’t like Dudley because he hits me

and uncle says he can and he is bad. He wakes me up in the mornings jumping in the stairs

and because the cupboard where I sleep is very dusty I sneeze a lot. The spiders too.

But I saw in the telly that soulmates are allways good to each other and I want to be good so

I am writing because I know your very smart and I want to be smart too.

I want to meet you.

Harry

There were eight letters, one per year since the first and two more, the last of them a goodbye. Apparently, he didn’t think he’d had time to write from then on because he was going to be very busy studying in a private school his parents had gone to and he didn’t think Tony had gotten any of his letters or he didn’t care so he wasn’t going to send anymore. The letters were full of pleas to come talk to him, to come help him, to take him away, questions about if he would love him and even once, tears. By the end of it Tony couldn’t do anything but try to find him and come up with empty hands. It was as if from age seventeen Harry Potter had disappeared. He didn’t exist anywhere. And the only thing left to Bruce was try to console his best friend and asuage his guilt.

o o o

On Harry’s side though, things were actually looking up. He was the youngest Head Auror ever, though at the time, with thirty four, the novelty had died out; he had an amazing and much too mischievous godson who made his days happy and tiring at the same time; several more godsons and daughters who followed the first in mayhem-making; he wasn’t hung up on Ginny anymore and he didn’t remember he had a soulmate who’d ignored him for years. That is, he didn’t until he was reminded of it.

“You want me to what?”, he asked for the fifth time, looking on to Kingsley with incredulity.

Apparently his old friend had deemed it necessary to send him on a diplomatic trip to meet with Nicholas Fury, Director of the american but still worldwide based organization SHIELD. He wanted to meet him on behalf of the Magical Community and the Wizengamot, who, again apparently, deemed him the perfect man for the job. He was supposed to be a warmer point of contact in the magical community, someone more accessible and approachable than the european magical leaders. Something about his “status of hero” appealed to the american.

Said wizard sighed, “I know that I’m asking a lot from you but you’re my best man and the best man for the job. Look, the only thing you’ll have to do is go to SHIELD and talk to Director Fury face to face, I’ve already talked with him myself and you won’t have to meet with anyone from the Avengers but Steve Rogers, if you even have to.” he fixed a serious stare upon him. “This is important, Harry, maybe before it wasn’t so much but with what happened in New York and specially London last year, we can’t go on with only the Prime Minister, or President of every country being vaguely aware of things. There could be a lot of problems if SHIELD captured one of us with the mistaken belief that we’re from out of the Earth. Director Fury will coordinate everything and only tell those with the need to be aware.” He received a compasionate look from his friend. “You won’t have to see him nor he you.”

Harry sighed. So, a visit to SHIELD Headquarters but no need to see or meet that soulmate that all those years ago had ignored his existence. It sounded much too perfect to be true, specially with the fact that he’d wanted to visit the States for a while now, but with his job the pleasure travels were sparse. He’d had this resolve since the last of his letters went on unanswered of not meeting his soulmate because he didn’t want to be rejected face to face but, what did it really matter now? Maybe it was time he put on his big girl panties and went to meet the man, if for nothing else that to shut up that little voice in the back of his mind that kept whispering that maybe, just maybe, his soulmate had never read his letters for whatever reason and he was wanted.

He breathed in deeply. Yes, maybe it was time.

“Very well, I’ll go.”

“You’ll go?”, Kingsley blinked.

“Yes, but if I find myself regreting it, trust me, you’ll regret it with me”, remarked Harry with a sharp smirk.

o o o

I’m going to regret this like mad, Harry thought, looking up into the impressive vision that the Triskelion cut against the sun. Still, he had given his word that he’d go, so it was no use complaining now, at the door. He started walking towards the outer gates and gave his name, as well as the fact that he was there to meet with Director Fury. They made him wait a little for a car to take him up to the building but it was inevitable it seemed, security protocol. Harry tried to not think about anything in particular through the ride, which was, admittedly, too short for his poor nerves, and amused himself twisting a piece of what Hagrid called “magic resistant rope”, which he had acquired the last time he went by his hut. He found that it made surprisingly less likely that he’d blow up anything electronic in his vicinity with it in his person so he always carried it around with him just in case.

“This way, Mr Potter”, said one of the agents that had accompanied him in the vehicle. “Director Fury is waiting for you in his office.”

So on he went, following behind the not surprisingly black clad agent until he was ushered into a well lit office where a dark skinned man with an eyepatch waited for him.

“Mr. Potter, it’s an honour to meet you”, he said before he was presented witha hand to shake. “I’m Nicholas Fury, Dorector of SHIELD.”

“So I’m told”, he said with an amused smile. “I was starting to think you were taking me to kill me, what with all the escorts.”

“Had we wanted to it would have been more obvious”, the smirk that appeared on his face said it was all in good fun and Harry felt almost all his reticence dissapear.

What followed where two of the less boring hours of meetings with official people he’d ever had in his life. Nick Fury was someone like he’d never met before: decided, aware of every danger, a little bit (a lot) paranoid, very down to Earth, decided, not into politics… He’d never met a high ranking officer of any sort that didn’t in any way enjoy politics. He was more happy now about having taken this trip.

“It’s the final countdown! It’s the final countdown! Ohhh!”

Even he had heard that song and he was an incultured idiot when talking about muggle music, and that was definitely not the original singer. He saw Fury’s face twist into an almost painful wince before taking his phone.

“Sorry, just a second. Stark? What the hell do you want? Now it’s not a good time.”

Stark? Harry panicked inside. It can’t be. The only time he comes, and he has to appear? Come on! Though, nothing said Stark was going to come, he was just phoning Fury. He must have something he needed from him, that was it. He wasn’t going to come, he probably didn’t need to come. Right?

“Damn it, Stark! No! Stark? Stark!”, the director slammed the phone on the table and rubbed his forehead with a hand. “Sorry for that, Stark is an asshole and I can’t stand him but it seems he is on his way here. You don’t have to stay if you don’t want, Mr. Potter.”

Harry was almost hiperventilating by that time but he hadn’t imagined what the director had said.

“I know, the Minister told me, in case something like this happened. So you don’t want to stay. I don’t know why you don’t want to meet him and I don’t care, it’s not my business. So, what do you want to do?”

What did he want to do? He wanted to dissapparate in the spot and end up in his warm home in London, maybe make a firecall to Andromeda and ask her if Teddy could come visit for the afternoon. But he wasn’t within apparating distance of his home, he was in the States and he had to make a decision. Did he want to meet his soulmate? Laid to rest all of the doubts he had?

Yes.

So Harry straightened himself and took a deep breath. “It’s alright. It had to happen sometime.” And he thought that, in some capacity, he needed this.

It took Stark little more that a quarter of an hour to arrive to the balcony of the director’s office and take off his armour, folding it in a case. He didn’t look very well, he had dark circles under his eyes and a tired expression in his face that was, maybe, a little desperate. He was trying to hide it behind a carefree smile, but it didn’t do much.

“Fury, my friend, thank you for letting me come. I know you’re very busy but this is very important. I’m looking for someone but I can’t seem to be able to finf him, it’s as if he doesn’t exist, though I know he does. And,- who’s this, Nick? I don’t need anyone else here, this is a big matter!”, he said with a little frown.

“I hope this is important, Stark because yes, I was very busy. And I’m not your friend”, he paused for a second, in which Harry stilled himself in preparation. “This gentleman here is Head Auror Harry James Potter, a great ally and someone you may be seeing in the future. I hope…”

He didn’t hear the rest. It was just an instant, but in an instant Stark had crossed the office in four long strides and was almost stifling him, so close he was to him. He was looking into his eyes like searching for something and Harry knew he’d found his fear to rejection, but contrary to what he expected he wasn’t looking away disgusted, his eyes were filling up with tears and big arms were coming up around him, squeezing him in.

“I’m sorry, I’m so sorry. Don’t leave, I’m sorry. Please, stay.”

And as Harry’s arms came to wrap around a big and strong back, there was only one thought in his mind.

I’m wanted.

Anuncios

Where the past hides

En un solitario bosque de Bulgaria la nieve continúa cayendo incansablemente, de la misma manera que ha venido haciendo durante tres interminables semanas. No es una ocurrencia extraña pero tampoco horrorosa, y a nadie le importaría aunque lo fuera. Corre el año 1945 y la noticia de que Gellert Grindelwald ha sido derrotado recorre cada rincón de la comunidad mágica búlgara y se expande al resto del mundo. Años de terror terminan por fin y la excitación y la alegría son tantas que ni siquiera la tormenta de nieve más terrible de la historia podría apagar los ánimos.

Magos y brujas de todo el país vuelven a sus casas tras el exilio involuntario al que la guerra les había obligado a recurrir, familias separadas vuelven a reunirse, pueblos destrozados empiezan a resurgir de nuevo a la luz del entusiasmo de sus habitantes y viejos magos viajan de casa en casa anunciando a sus vecinos que por fin han recuperado su libertad y su magia.

Entre los árboles del bosque, sin embargo, las risas y los gritos de alegría no se oían y lo único que a primera vista parecía fuera de lugar es una figura alta y solitaria, que paseaba lentamente entre la nieve, como si tuviera todo el tiempo del mundo o simplemente no le importara cuanto pueda pasar en un paraje tan remotamente alejado de cualquier asentamiento, muggle o mágico. La figura estaba cubierta por una túnica del color del cielo cuando amanece, con adornos dorados y blancos y una capa del mismo color que la haría desaparecer entre la nieve de no ser por la espesa mata de pelo rojo como el fuego que le colgaba hasta la cintura. Allí, en Bulgaria, donde la mayoría de la gente lucía un pelo negro azabache o rubio platino, Albus Dumbledore destacaba de la misma manera que un mago lo haría vestido a la manera muggle en el centro de Londres. Incluso cuando no había nadie presente para verlo.

Su expresión, que no había cambiado desde que había puesto por primera vez un pie en el bosque, era pensativa y el viejo mago no parecía hacer caso alguno de sus alrededores como no fuera para cambiar su rumbo o si estaba a punto de chocarse con un árbol.

Debería estar alegre, jubilante, pletórico por su victoria sobre Grindelwald, y sin embargo solo era capaz de sentir apatía e, incluso, tristeza. Hacía años que había aceptado que su amigo de la juventud no era un hombre dedicado al bien pero no podía evitar sentir como una parte de sí mismo le recriminaba no haberse cambiado de bando y haberse puesto de su parte. “¡Es Gellert, Albus! ¡Gellert!”, le decía esa parte de sí mismo que trataba de convencerle de seguir sus propios consejos y perseguir el amor.

Amor. Ese amor que había perdido la misma tarde que Ariana había muerto. “Tú no sientes amor, Albus, solo ambición y pasión. Y ya sabemos a dónde te condujeron estas la última vez que las perseguiste”, le decía esa otra parte de su mente que hablaba con una voz sospechosamente parecida al tono grave y sarcástico de su hermano Aberforth. Y Dumbledore seguía andando por el bosque, tratando de conciliar cada porcentaje de su alma con los demás y de ignorar ese vacío que imploraba por algo que ya nunca más iba a tener.

Puede que hubieran pasado minutos o simple horas pero al cabo de un tiempo el mago llegó a la orilla de un lago cuyas aguas congeladas reflejaban el poco sol que todavía quedaba en el cielo. Juzgando ese lugar tan bueno como cualquier otro, Dumbledore adivinó una roca medianamente plana unos cuantos metros más allá y, tras librarla de nieve con un movimiento distraído de su mano, se sentó en ella y dejó su mente vagar. La nieve seguía cayendo y la tranquilidad era tan absoluta y sus pensamientos tan profundos que tardó un buen rato en darse cuenta de que había un cierto elemento discordante en todo aquel escenario. Alguien estaba cantando.

All this running is hard and it’s fast as it can but it keeps getting us nowhere. So tell me where we’re heading so that I can stop running and start walking alongside you. Because nothing matters if we don’t know where to go, baby. A goal and a start is all I need to forget everything that’s not you.

La voz era suave y dulce y, aunque silbaba con el aire y jugaba con los copos de nieve como un niño travieso, era obvio que no era voz de mujer. Tenía justo el toque perfecto de gravedad y fuerza. “Un hombre, pues”, pensó Dumbledore, no haciendo ningún esfuerzo por levantarse y buscar su fuente. El mago simplemente cerró los ojos y dejó que la melodía lo envolviera y disipase cualquier pensamiento que todavía podía quedar en su mente, planeando disfrutar de la música todo lo que durara.

Tell me, world, where have the Heavens hidden. Tell me so we can pursue them. If we have to chose a goal, better it be one that makes us happy. Till then, love, let me accompany you for forever on days to be. Let me be your shield so nothing ever makes you wary. I’ll never be able to cease walking, to forget the path we have chosen.

La nieve seguía cayendo a su alrededor pero nada existía para el viejo mago más que la voz que acariciaba el viento y el viento mismo, ambos trabajando en equipo en la tarea de hacer que Dumbledore olvidase hasta su propio nombre. Y si sus ojos cerrados y su apariencia de relajación absoluta eran prueba alguna, lo estaban consiguiendo.

That way, that said, I hope you never let me be on my own. Never let me drown in the rain nor burn with the sun. Show me you don’t fear anymore the thought of drowning on your own.

Con las últimas notas de la dulce melodía, Dumbledore permitió que sus ojos se abrieran y, por primera vez desde que había llegado al lago congelado, lo recorrió con la mirada y admiró su belleza. Atrapado en la emoción del momento, le costó un momento más que normalmente advertir el pequeño punto de color en una de las márgenes del lago. Probablemente el dueño de la voz que, como Dumbledore, no parecía por el momento interesado en hace nada más que quedarse quieto y admirar el paisaje. Tras unos cuantos minutos más de contemplación, el mago decidió que era lo sufucientemente tarde como para ser hora de volver.

Tranquilamente, se levantó de la piedra en un movimiento que para nada revelaba sus 52 años y se sacudió las ropas de la nieve que les hubiera caído. En acto reflejo, el mago volvió a dirigir la mirada hacia la orilla para descubrir que la figura había desaparecido.

En el camino de vuelta, sin embargo, algo más capturó su atención. Y es que el torbellino de pensamientos, ideas, sentimientos y remordimientos que había plagado su mente desde hacía semanas había desaparecido. No del todo, claro está, pero Dumbledore se sentía más en paz en aquellos momentos de lo que se había sentido en años.

Pensativamente, consideró la idea de volver al lago al día siguiente y comprobar si el misterioso cantante seguía allí. Ya que no para darle las gracias por la claridad de mente, al menos para volver a disfrutar de la placentera música.


Dumbledore continuó acudiendo al lago día tras día después de aquella primera vez, y en todas las ocasiones, el misterioso cantante se hallaba allí. A veces llegaba antes que él, a veces cuando estaba a mitad de la canción y a veces casi al final, pero siempre captaba aunque fuera un pequeño vistazo de él y disfrutaba de las notas. Las canciones variaban de temática pero siempre hablaban de sentimientos, a veces alegres y a veces tristes, a veces de amistad y otras de amor, de viajes sin final y carreras contra corriente, contra el mismo tiempo. Dumbledore, después de los acontecimientos que tan recientemente habían sucedido, no podía evitar dejarse llevar por la fuerza y la gentileza de esa música tan simple y que, al mismo tiempo, tan mágica parecía.

Dos semanas y media después de la primera canción, Dumbledore se encontraba como todos los días sentado en la piedra a la orilla del lago, esperando pacientemente a que el misterioso cantante comenzara su concierto diario. Cierta parte de su mente se preguntaba si por una vez había llegado demasiado tarde pero un rápido vistazo al cielo le convenció de que todavía era pronto y que no había razón por la cual no pudiera disfrutar del paisaje mientras esperaba.

Unas pisadas en la nieve a su espalda le advirtieron, sin embargo, de que no estaba tan solo como creía y, que si bien él no había ido a buscar al músico, había definitivamente muchas posibilidades de que este lo hubiera buscado a él en su lugar.

–Siempre pensé que serías tú el que vendría a buscarme, ¿sabes? –dijo una voz detrás de él–. Pero supongo que la curiosidad ha podido conmigo.

Juzgando que siempre es mejor mantener una conversación de frente que con alguien a tus espaldas, Dumbledore se levantó y dirigió su mirada hacia la voz. El misterioso cantante era un hombre joven, aproximadamente en sus treinta, de pelo marrón claro, corto hasta la barbilla y suelto en pequeños mechones ondulados. Vestía una casaca de color granate con adornos dorados, unas botas de tacón alto hasta las rodillas y se cubría con una capa negra y pesada. Sus ojos oscuros brillaban con diversión.

–La curiosidad es un potente enemigo –dijo Dumbledore sonriendo.

–Entonces me temo que he de aceptar que he perdido la batalla –respondió el desconocido con una corta carcajada–. Espero, sin embargo, ser capaz de ganar la guerra a la larga.

–Si algo me han enseñado los años y la experiencia es que la curiosidad vence nuestras batallas más a menudo de lo que acepta sus derrotas.

El desconocido volvió a reír. Disfrutando de ese silencio que no está cubierto de tensión sino de amigable compañía, ambos tardaron un rato en volver a hablar.

–Debo decir que pocas veces he oído voces con mayor emoción. Y pocas veces lo he hecho en un claro perdido en mitad de un bosque -dijo Dumbledore primero, una pregunta implícita en sus palabras.

–Y yo pocas veces me he encontrado a alguien en este claro perdido en mitad del bosque –dijo el hombre. Unos segundos después, extendió su mano–. Mi nombre es Fawkes. Encantado.

–Llámame Albus, Fawkes –se presentó él, estrechándole la mano extendida.

–Dumbledore –no era una pregunta.

–Sí.

El silencio volvió a caer entre los dos, ambos ensimismados en sus propios pensamientos. Nevaba insistentemente, como si los cielos no estuvieran contentos con el grosor de la capa de nieve ya existente. El conjunto de los copos con la vista del lago le daba un ambiente entre desolado y salvaje al momento. Un oasis perdido en el tiempo.

–¿Es diferente ahora?

–¿Hum? –preguntó Dumbledore, saliendo del trance.

–El mundo, Bulgaria más allá de este bosque. ¿Es diferente ahora que Grindelwald ya no está?

–Supongo que sí –fue la respuesta después de unos minutos de silencio–. No me atrevería a decir si es mejor o peor, pero es ciertamente diferente. Puede que poco, pero estoy convencido de que la diferencia se irá haciendo mayor con el paso del tiempo.

–Optimista, ¿eh? –dijo Fawkes, claramente divertido.

–Indudablemente –sonrió Dumbledore–. Siempre he encontrado que el optimismo es un factor importante en lo que pasa en el mundo y a menudo nos afecta más de lo que creemos. Si pensamos que todo está perdido de antemano entonces no nos esforzamos y, al final, no conseguimos nada, habríamos perdido la batalla antes de empezar. Si, por el contrario, mantenemos una mente abierta, las posibilidades son tantas como logremos imaginar, siempre que mantengamos la realidad a plena vista.

Fawkes trató de evitar la risa mordiéndose el labio pero el esfuerzo le desbordó y acabó doblándose con la fuerza de las carcajadas mientras Dumbledore se limitaba a contemplarlo todavía sonriendo.

–Optimista y además, filósofo. No hay mejor combinación.

De nuevo calmado, aunque todavía temblando ligeramente por el ataque de risa, Fawkes se acercó a la roca en la que antes se había encontrado Dumbledore sentado y se dejó caer en ella, haciendo una seña al otro mago para que se le uniera. Este observó que si bien de lejos sus rasgos parecían finos, de cerca eran fuertes y aunque no hubiera cicatrices visibles el hombre que tenía delante también había pasado por tiempos duros.

–Es tranquilo este claro.

Dumbledore asintió.

–Es por eso que vengo aquí a cantar. Aquí no hay nadie que se entrometa, ya que nadie sabe que está aquí. Este bosque está lo suficientemente alejado como para que a nadie le apetezca venir a dar un paseo, eliminando la posibilidad de ser molestado.

–Ah, sí, la soledad –dijo Dumbledore–. ¿Asumo entonces que no eres un gran admirador de los grandes grupos de gente?

–No especialmente, aunque ese también parece ser tu caso.

–Muy cierto –concedió Dumbledore.

–¿Sabes? No eres para nada como yo me imaginaba que serías –dijo Fawkes de repente.

–¿Oh? ¿Y cómo me imaginabas que sería? –preguntó curioso Dumbledore.

–Bueno, las veces que he oído hablar de tus hazañas te pintaban como alguien serio y amenazante, que con solo estar en su presencia sientes su poder. Y, sin ofender, pareces más bien un mago excéntrico que cualquier otra cosa.

–Ah, sí –rió–. Sí, suelo dar esa impresión. Me lo suelen decir a veces, pero la opinión general no parece cambiar. ¿Quiere eso decir que te he decepcionado?

–En absoluto, me gusta más el resultado final –dijo seriamente Fawkes.

Dumbledore se permitió una sonrisa privada antes de retomar su silencio. Ninguno volvió a hablar en lo que quedaba de tarde y, a una hora o dos de estar juntos, Fawkes empezó a cantar con los ojos cerrados, ignorando la presencia de Dumbledore junto a él.

Ambos magos volvieron a encontrarse en las siguientes dos semanas, en las cuales a veces hablaban, otras daban paseos alrededor del lago y otras simplemente se sentaban en silencio. A veces, Dumbledore le contaba a Fawkes sobre Hogwarts y sus alrededores, sus estudiantes y los demás profesores del colegio. A veces, Fawkes le devolvía el favor con pequeños fragmentos de información de sí mismo.

–Yo vivo en este mismo bosque, adentrándote unos dos kilómetros más o menos. Me gustan los árboles –dijo una vez.

En otra ocasión confesó que no tenía familia desde hace mucho y Dumbledore, consciente de que a veces ciertos temas es mejor dejarlos en sombras, le pidió que cantara de nuevo.

Cuando finalmente las dos semanas llegaron a su fin, Dumbledore se dirigió de nuevo al bosque por última vez para despedirse de Fawkes. Fawkes ya se encontraba allí, esperándolo, y nada más verle su expresión se volvió seria.

–No vas a volver a venir, ¿cierto?

–No, este es el último día que puedo permanecer en el país –confirmó Dumbledore–. Por mucho que quisiera permanecer aquí, sigo siendo el director de Hogwarts y es mi responsabilidad estar presente en el colegio. No puedo faltar más días o Minerva vendrá a recogerme de la oreja.

La sonrisa con la que respondió Fawkes era amarga pero Dumbledore lo entendía. La paz del bosque y la misma presencia de su más reciente amigo era algo que también lamentaba perder. Y algo le decía que una vez saliera de Bulgaria nunca lo volvería a encontrar.

Fawkes pareció entonces tomar una decisión porque cogió aire y lo soltó formando una sonrisa que hasta entonces Dumbledore había visto en poca gente. Era una mezcla entre tristeza, cabezonería y cariño.

–Déjame darte un regalo entonces. Y si puedes, me gustaría que vinieras al menos mañana para despedirte.

Dumbledore asintió. Era incapaz de negar que se había enamorado del pequeño lago en medio del bosque.

–En cuanto a lo que me gustaría regalarte… es una canción nueva. La acabé ayer y esperaba que hoy pudieras oírla.

El tono en que lo dijo dejó entrever que obviamente no había esperado que esa canción fuera la última. En silencio, Dumbledore se sentó en la roca que para entonces se había convertido en su punto de encuentro mutuo, y esperó pacientemente a que Fawkes se le uniera y empezara a cantar.

De nuevo, Dumbledore cerró los ojos y se dejó llevar.

Flying, in the big black sky; shining, in the clear view of the sun. We are those who fly to heaven; hoping, to get even with God. Running, when the stars start to fall; hoping, for something more than a dream, reality we want to conquer, conquer and shape as wishes for all. And we let the clouds cover us, as we entwine our wings with our love, and we let the birds guide us, ‘cause we know we’re the young ones. Who are we, really? Who will let us live? We’re waiting with impatience, our moment has begun. And we sing with the voices of the wind, and we laugh with the rays of the sun. Come and join us, come, we won’t let you fall.

El ritmo era lento y dulce, como una caricia, y las notas subían y bajaban como si las hubieran encantado de aquella manera. Parecían vivas. Y como con todas aquellas anteriores veces en que había oído cantar a Fawkes, le pareció que lo que sentía le traspasaba. Su regalo eran más que palabras y notas musicales, sus propios sentimientos eran un obsequio.


Al día siguiente Dumbledore se levantó temprano y se dirigió al lago. Se apareció en la linde del bosque pocos minutos antes del amanecer y se quedó esperando. Fawkes no le había pedido que apareciera a una hora determinada pero algo le decía que ese era el momento apropiado. Dos minutos más tarde el sol empezó a salir y Dumbledore vislumbró una silueta que aparecía y desaparecía de la vista en el cielo, cruzándose con los rayos del sol de manera que hacía difícil mantener la mirada en ella. Cuando empezó a descender y se acercó a él, Dumbledore tomó aliento de la sorpresa. Era un fénix.

Nunca había visto una criatura tan hermosa, ni tan digna. Movía las alas con una gracia inherente y estas parecían tan poderosas que daban la impresión de poder formar un torbellino. El animal se posó en el suelo frente a él, levantando la cola para no arrastrarla, y lo miró a los ojos. Los suyos eran de un color oscuro casi negro, profundos y familiares.

–¿Fawkes? –preguntó Dumbledore sin pretenderlo.

El ave emitió un gorjeo divertido que se expandió por el aire y el viejo mago sonrió. No sabía mucho de fénixes pero tenía la impresión de que eran criaturas demasiado peculiares como para que nadie supiera demasiado sobre ellas.

–De modo que has conseguido engañarme hasta ahora, ¿eh? –dijo con cariño y no poca admiración–. Eres una criatura fascinante.

Fawkes gorjeó de nuevo y con un pequeño salto y un aleteo se le subió a la rodilla y le dio con el pico en las gafas. Era bastante obvio que no había venido a decir adiós. Y Dumbledore descubrió que no le importaba lo más mínimo. Tal vez algo de compañía era precisamente lo que necesitaba en aquellos momentos.

–Bueno, si crees que Escocia es un lugar apropiado para vivir, no me importa que me acompañes. Debo decir, que estoy seguro de que vas a enamorarte de Hogwarts.

Dumbledore se irguió y el fénix lo siguió, posándose en su hombro y soltando un trino al aire de felicidad. El mago se sacó un pequeño reloj cascado del bolsillo y se lo enseñó. Fawkes lo miró y pareció asentir levemente. Un instante después, ambos habían desaparecido.

FIN.

Yo no fui – Capítulo 6: Reencuentro

Black ha pasado mucho tiempo corriendo, corriendo como un loco, como la bala de uno de esos artefactos muggles que se usan para matarse unos a otros. Ha pasado por pueblos grandes y pequeños, por grandes ciudades en las que para alimentarse ha tenido que luchar con otros perros callejeros junto a los cubos de basura. Y un par de veces, ha alcanzado a ver su propia cara en las noticias o en el periódico de un desdichado que se ha quedado sin él. Al parecer su huída ha sido lo suficientemente grave como para que Fudge se alarme y avise al Primer Ministro Inglés de su presencia en alguna parte del país. Aunque hay que tener en cuenta que tampoco hace falta mucho para que Fudge entre en pánico.

Pero él no aminora. Porque sabe que nadie tiene ni idea de que es un animago así que nadie estará buscando un gran perro negro específicamente. Bueno, Remus lo sabe, pero Sirius ya hizo el error de desconfiar de él una vez y no piensa repetirlo. Sabe que es estúpido, que es un riesgo que debería tomar en cuenta pero si hay algo que Sirius y Black comparten es que los riesgos solo hacen la aventura final mucho más atractiva. Además, también ha pillado un par de ejemplares de El Profeta por el camino y no hay mención alguna de su forma animaga por ninguna parte así que se siente seguro en su confianza en Remus. No hay muchas cosas que le queden del pasado y Remus es algo que no quiere perder, no del todo. El hecho de que no haya dicho nada todavía le regala algo que había pensado que había perdido hace mucho tiempo. Algo en lo que Lily siempre creía y de lo que Sirius siempre se reía por principios. Esperanza.

Le lleva dos semanas y media llegar a donde debería empezar a buscar, a Surrey. Un sitio tan normal y tan poco diferente que por un momento piensa que le va a resultar imposible encontrar tan solo la calle donde vive Harry. Y ya no hablemos de su casa. Al menos todo sigue igual, pero teniendo en cuenta que todas las casas parecen clones las unas de las otras a Black le cuesta un poco encontrar el poco optimismo que le queda y comenzar a buscar.

Al final lo que le lleva al éxito no es, ni más ni menos, que aquello que no debería ni existir siquiera cerca de esta parte del condado. Magia. Lo que solo puede significar una cosa: Harry.

Black corre y corre, acelera y sigue corriendo, siguiendo la estela del gran globo que chilla en el cielo y que, piensa, debe de ser una persona. O un globo mágico con un hechizo estridente. De cualquier manera, Black sabe que Harry está cerca. Harry está allí, lo siente en los huesos. En la pesadez de sus patas y en las bocanadas que toma del aire seco de verano.

De repente una figura pasa a su lado y Black se esconde en un arbusto. Es una figura de un chico, un chico adolescente con el pelo corto, un baúl arrastrando a sus espaldas y una expresión muy muy enfadada. El chico suelta el baúl, que cae al suelo con un ruido seco, y se para, respirando fuerte y profundo.

Harry.

Hace años que no lo ve, desde que tenía un año de edad, un año y unos cuantos meses, tres para ser exactos. Pero lo reconoce enseguida y sin dificultad.

Ese pelo enmarañado que no se queda quieto y que Lily le rapó una noche a James sin que este se diera cuenta solo para quedarse horrorizado por la mañana y hacerlo crecer solo del pánico.

Esas gafas que son testimonio silencioso de lo parecidos que son sus ojos a los de su padre, que sin las suyas era incapaz de levantarse de la cama sin acabar en el suelo.

Harry gira la cabeza y la farola le da en la cara, iluminando esos destellos esmeralda que siempre miraban a Sirius con una mezcla entre exasperación, cansancio, diversión y enfado.

El impacto es fuerte y Black no puede evitar avanzar hacia Harry como si fuera la luz que lo guía, como si con estar cerca irradiara calor y ese sentimiento de camaradería y amistad que tanto hecha de menos. Es un momento difícil y delicado en el que el pasado y el presente se juntan y se entremezclan, medio confundiéndose uno con otro y derramando esa sensación de reencuentro, de finalidad, de lealtad y remembranza.

Harry parece sentirlo y se da la vuelta y ese lapso de tiempo se interrumpe cuando el adolescente levanta la varita y Black siente el impulso de ladrar con alegría y retozar como un cachorro para demostrar que no es un peligro para el bebé que tanto quería cuando lo vio por primera vez. Pero el Autobús Noctámbulo responde a la llamada accidental y Black no tiene más remedio que esconderse entre las sombras y mirar como una de las tres conexiones que le quedan a sí mismo desaparece en la oscuridad de la noche.

Pero no importa porque Black ahora lo conoce de nuevo, ahora lo recuerda con más claridad, ahora su aroma está metido en ese saco de mementos que lleva la etiqueta de hogar. Black ha encontrado a su ahijado de nuevo y con él un trocito más de su mente que había perdido, un trocito más de su corazón vuelve a latir correctamente. Black ha encontrado una razón para seguir vivo. Y para mantener a Harry con vida.

Y eso es lo único que importa.

FIN.

Yo no fui- Capítulo 5: Libertad

Black llega a la costa exhausto y hambriento. Hace por lo menos un día que no se ha llevado nada al estómago y no es como si en Azkaban te dieran mucha comida de todas formas. Avanza con patas temblorosas uno, dos pasos, y deja que su propio peso lo tire al suelo. Se acurruca sobre si mismo y, por primera vez en años, en décadas, sus labios se curvan en una tímida sonrisa perruna que muestra sus colmillos. La visión habría arrancado uno o varios gritos de miedo de haber tenido público pero Black hace tiempo que ha olvidado lo que es preocuparse por su imagen y deja que la idea de la libertad le cale desde los poros de su piel hasta los huesos.

Libertad.

La mera palabra le calienta por dentro y, con algo de nostalgia, recuerda lo que es ser feliz. Ese sentimiento que tan bien conocía cuando Lily y James estaban vivos y Remus, Peter y él bromeaban sobre la boda y el color del traje del novio. Rosa, decían, o rojo por la novia. Y James parecía indeciso entre si enfadarse o reírse de la ridiculez de todo aquello.

Ahora Lily y James están muertos, Remus seguramente piensa que es un traidor y Peter es un maldito asesino que finge estar muerto y se esconde en los brazos del mejor amigo del hijo de la gente que ayudó a matar. Pero por un momento, por unas horas, Black se deja llevar a días más felices por el simple placer de poder hacerlo sin amenazas y disfruta de aquello que le fue arrebatado hace tantos años. Sabe que dormir acurrucado en una playa llena de rocas mientras está en el cuerpo de un gran perro famélico y, probablemente, enfermo, no es lo mejor que existe, pero también sabe que, ciertamente, este es el momento más perfecto y digno de recordar que ha tenido en trece años de reclusión.

Deja que su agotamiento le arrastre a un sueño que, como tantas otras cosas, por primera vez no está plagado de pesadillas y decide que por unas cuantas horas puede fingir que el mundo está bien y que todo se va a arreglar. Todos ellos van a ser felices.

Cuando se despierta, Black se sorprende de la euforia que todavía le corre por las venas y, planeando hacer buen uso de ella, se levanta y usa esos músculos que casi ha olvidado cómo mover. Anda, corre, salta, se revuelca y cualquiera que pasara pensaría que un perro tan grande no puede actuar de la misma manera que un cachorro sin tener la rabia. Pero de nuevo, Black no tiene público, y la palabra libertad vuelve a hacer presencia en su mente mientras chapotea en la orilla de la playa. La libertad siempre ha sido algo que ha llevado a Sirius Black a hacer cosas que la gran mayoría clasificarían como locuras.

Y es un momento de locura, de euforia, de liberación, de hacer tonterías y seguir los instintos que antes guiaban su vida. Quiere volverse loco, correr hasta Londres y dar la vuelta, nadar hasta Canadá, tirarse desde un sitio elevado y acabar rodando colina abajo. Y, sin embargo, como su estómago le recuerda de repente, lo que más quiere es comer hasta que reviente y tengan que llevarle levitando hasta San Mungo. Así que, por fin centrado en un objetivo que merece la pena más que los otros, Black deja de jugar y emprende un trote ligero en la primera dirección que se le ocurre, buscando signos de poblaciones en las cercanías de la costa.

La primera comilona consiste en un pastel que una desafortunada ama de casa ha dejado enfriando donde no debía, la segunda un par de barras de pan que le da un muchacho en un pueblo cercano. Sabiendo que no va a tener tanta suerte todos los días, Black decide emprender viaje en el momento que tiene el estómago lleno y dejar a la suerte y la velocidad a la que puede correr cuándo comerá y en qué cantidad. Su primer destino: la casa en la que vive Harry, con Petunia, la hermana de Lily. Por suerte para él, todavía se acuerda de la dirección gracias a un par de visitas con James y Lily para ver al horror de sobrino que su amiga tenía. Quiere asegurarse que está bien, que vive feliz y que Peter no está cerca de él en ningún momento, y si lo está, no cabe duda de que no seguirá vivo mucho tiempo.

No son pensamientos felices pero Black es libre y tiene una misión que cumplir: un viejo amigo necesita que le ajusten las cuentas, su ahijado necesita ayuda y él necesita una razón para seguir vivo.

Yo no fui – Capítulo 4: Obsesión

Black ha tratado de contar los días, las semanas, los meses, los años; pero todo ha sido en vano. No sabe cuánto lleva en esa maldita cárcel, no sabe cuántos años de su vida le han arrebatado sin derecho. No sabe qué ha sido de sus amigos, de Harry, de Dumbledore… Remus, Remus es una de las cosas que más le duelen ahí dentro. Pensar que fue capaz de dudar de Lunático, su Lunático, de ese chico que llegó a Hogwarts esperando ser dejado a un lado y que en segundo dejó de ser un hombre lobo solitario para convertirse, él estaba seguro, en el primer hombre lobo que tenía amigos que sabían quién era, qué era y estaban dispuestos a aceptarlo. Que incluso estaban dispuestos a transformar sus vidas y sus cuerpos por su bien, para que no estuviera solo.

Remus es una de las cosas que más le duelen y a menudo se pregunta si su viejo amigo cree en su inocencia o en la de Peter. Ese maldito bastardo seguro que vive lejos de todos ellos, bien acompañado y haciendo ojitos a todo bicho viviente para que le proteja. Al fin y al cabo, eso eran Remus, James y Sirius para Peter: sus protectores. Nunca sus amigos. Y es curioso porque cuanto más tiempo está en prisión y sin otra cosa que hacer ni nadie con quien mantener una conversación fuera de la locura, encuentra que entiende a Peter más que nunca. Siempre pensó que era un niño solitario que apreciaba tener amigos. Ahora sabe que Colagusano nunca fue nada más que un parásito. Se agarró a ellos todo lo que pudo y más, aprovechándose de su fuerza, de su liderazgo, de sus ideas y de sus ideales, construyendo con esos ladrillos los pilares de su traición.

Y Black duda que en lo que le queda de vida pueda salir de Azkaban y romperle el cráneo al malnacido ese. Se siente hasta capaz de usar la maldición Cruciatus con él y no cree que se arrepienta. Aunque primero tendría que encontrarle, algo que sabe que sería casi imposible.

Es en una tarde de verano que Black no reconoce como tal que el destino le demuestra que está equivocado, que todavía puede salir de allí y encontrar a Peter. Y matarlo.

La maravillosa revelación llega de la mano de Fudge. El hombre es un fiasco como Ministro de Magia y Black casi se siente afortunado de estar allí dentro y no fuera en el mundo donde a ese loco puede darle un algo y decidir que la mitad del mundo mágico está conspirando contra él. Casi. Aunque de ser así él contribuiría a la causa sin dudar.

Fudge hace su visita anual a la prisión, con su sonrisa falsa a medias cubierta y descubierta por una pequeña mueca de terror. Nadie escapa a los dementores, ni siquiera el Ministro de Magia, y el solo hecho de compartir su espacio vital con ellos hace que sus labios tiemblen de miedo mientras trata de sonreír como solo los políticos saben hacerlo. Black se reiría de él si se acordara de cómo se hace. Quien sabe porqué, ese año Fudge decide que quiere visitar a Black, a ese homicida al que nadie comprende, a ese loco de atar. Simplemente se planta en su celda con su túnica impoluta, un periódico en un bolsillo, su varita intacta y un taburete prestado. Para los presos no hay taburetes, sólo el frío suelo o la dura cama. Y Black le mira de una manera que le hace estremecerse.

No es que el convicto transmita miedo, ni desesperación, ni miedo. Es que está sorprendentemente lúcido. Black decide que lleva demasiado tiempo sin hablar con nadie con cerebro y que Fudge, por muy inepto que sea, todavía es mejor que su prima Bellatrix, así que habla con él. En su voz se refleja un temblor, signo de que los dementores también le afectan a él, pero los ojos que miran a Fudge están llenos de inteligencia y, quizás, un pequeño destello de rabia controlada. Controlada. La sola idea de que a Black no le afecten los dementores de la manera que deberían aterroriza a Fudge.

Antes de que se marche, Black aprovecha para preguntarle si no podría dejarle el periódico. Lleva demasiado tiempo sin tener uno entre las manos, sin saber qué pasa fuera de esas malditas cuatro paredes, en ese mundo que sabe que está ahí pero que no puede ver. Cuando Fudge sale de la celda Black ya no le mira sino que pasa las páginas de El Profeta con tranquilidad.

Primero se fija en la fecha y hace cálculos. Lleva casi trece años ahí encerrado, lejos de todo lo que en su momento amó y de todos aquellos que en su momento creyeron en él. Una pequeña sonrisa se extiende por su rostro al ver la primera plana y, en ella, a todo el clan Weasley. Cuando Sirius fue arrestado y metido en esa celda Arthur y Molly solo tenían tres hijos, ahora parece que están tratando de repoblar el planeta. Sus ojos se pasean por la fotografía, recorriendo las caras de todos y tratando de adivinar quién es quién, desde Bill y Charlie a la pequeña Ginny. Le tiemblan las manos de furia cuando ve que uno de los más pequeños, supuestamente Ron, tiene una rata en el hombro.

Peter.

Ni siquiera allí, en Egipto, puede evitar tener a uno de sus hermanos aguando las fiestas. Black bufa y, de repente, se pone rígido. Se acerca más la hoja a la cara y trata de enfocar los ojos. No puede ser. Pero sí. Lo es. Es él.

Peter.

Peter Pettigrew.

Colagusano.

Black se estremece de rabia cuando comprende que lo que está viendo no es una imaginación de su no poco demente cerebro, sino la realidad. Peter ha sobrevivido todos esos años y está con los Weasley. Con Arthur y Molly. Cerca de sus hijos. Otra cosa le llama la atención, un nombre en la noticia, y esta vez parece que está preparado para hacer trizas el papel.

Harry Potter.

Ron Weasley es el mejor amigo del hijo de James y Lily.

Y Colagusano está con ellos.

Un jadeo ahogado sale con dificultad de su agarrotada garganta y Black siente que su cabeza va a explotar. Ya está, eso es, eso es lo único que hacía falta. No puede quedarse más tiempo allí dentro sin hacer nada. Tiene que escapar de allí ese año y apartar a su ahijado de esa rata asesina. No quiere ni imaginar qué pasaría de conseguir Peter el coraje suficiente para abandonar su forma animal y hacerse con una varita. El solo pensamiento hace que su cuerpo se estremezca.

Black pasa todo el verano bajo la influencia de Peter. Bajo el hecho de que está vivo ahí, que sabe dónde está, o dónde estará al principio del curso en Hogwarts, bajo el hecho de que Harry estará cerca de él, a su alcance y completamente este ignorante del peligro. Las noches son lo peor, lo ve en sus sueños, persiguiendo a Harry y él sólo puede correr detrás de él en su forma animaga, ladrando y sin nunca alcanzarlo. Murmura en sueños, gime, habla y siempre dice lo mismo: está en Hogwarts. Es una obsesión, la mayor obsesión que ha tenido nunca. Quizá la de que es inocente la sobrepasaría si no fuera porque se han fusionado y ahora Black está más consciente que nunca. Y también más cansado, todas esas emociones le drenan las energías. Junto a los dementores.

Una noche, atrapado en una duermevela intranquila, cambia. Donde antes había un humano acurrucado, un saco de huesos desgarbado y débil, ahora hay otro saco de huesos de pelaje descuidado con ojos vacíos. Es más fácil ser él cuando es un perro y, tentativamente, anda un poco hasta la puerta. Los dementores no parecen haberse dado cuenta del cambio y, casi sin darse cuenta, Black pasa la cabeza entre los barrotes. Mira a un lado y a otro, luego abajo, luego arriba, y empuja. Se siente pasar a través de los barrotes sin problemas, está tan delgado que ni siquiera siente el roce del metal en uno de sus flancos.

Fuera el humano se siente perdido y el perro toma control, anda despacio al principio, luego a un trote pesado, como con miedo, llega a la puerta de la prisión y se detiene. El humano despierta y mira a su alrededor, como dándose cuenta por fin de lo que acaba de hacer. Es libre. Libre. Black saborea la palabra y corre, corre hasta que se acaba la piedra y el mar aparece ante él. Pero no para, no deja de correr, salta, El agua le da la bienvenida y le acoge en sus fríos brazos, patas animales tratan de nadar mientras un solo pensamiento atraviesa su mente.

Está en Hogwarts.

Yo no fui – Capítulo 3: Mantra

Hay un secreto detrás de la cordura del prisionero de la celda 390 del ala suroeste. Es un recuerdo y al mismo tiempo no lo es. Ha pasado tanto tiempo que ahora ya no es más un recuerdo, es un lamento, es un credo, es su oración. Su frase de buenos días, esos días que no llega a ver, su frase de buenas tardes y de buenas noches. A pesar de que sabe que ninguna es, ha sido ni será buena jamás. No es una esperanza pero tampoco es desesperación. No es algo que debería salvarlo, es más, es algo que debería atormentarlo para el resto de los días, es algo que ni siquiera los dementores han podido quitarle. Porque puede ser muchas cosas, pero eso que le salva de la cordura no es un recuerdo feliz.

Tampoco se puede decir que sea un recuerdo, es un cúmulo de ellos, de circunstancias, de cosas sucedidas, de verdades y mentiras. Es un cúmulo de “¡Eh, chicos! ¡No me dejéis atrás!”, “Sois tan geniales… por eso siempre tenéis tanta suerte con las chicas, ¡y encima sois inteligentes!”, “Yo querría ser como vosotros…”, “¿Qué hacemos? !Tenemos que escondernos! ¡Quien-vosotros-sabéis no os encontrará jamás!”, “Sois mis mejores amigos”, “Confiad en mí”, “No os traicionaré jamás”.

Es un conjunto de mentiras con voz, personalidad y nombre propio. Es un conjunto de Peter Pettigrews que Black sabe que no podrá olvidar jamás. Es un cúmulo de traiciones y secretos a puerta cerrada, de palabras bonitas y puñaladas por la espalda.

Y al mismo tiempo, culpa. Una culpa que lo devora por dentro, una culpa que parece que podría matarlo con mayor eficacia que los dementores si no fuera por la certeza que, a pesar de todo, se esconde en su mantra particular. Con lo que sabe Black podrían escribirse varios libros, todos llenos de remordimientos, de culpa, de dolor, de tristeza, de odio. Porque eso es lo que lo mantiene vivo entre esas cuatro paredes de piedra negra desde las que sólo oye el rugido del mar.

El odio.

Y la inocencia.

La certeza de que aquello que ocurrió ese martes es culpa suya, en cierta manera y, en cierta manera también, la certeza de que ese martes despiadado no lo causó él directamente. Es su culpa y al mismo tiempo no lo es. Es complicado, cualquiera que lo oyera hablar de ello, cualquiera que escuchara a Black confesar todo lo que piensa sobre la razón por la que acabó en Azkaban, pensaría que de tanto tiempo en ese sitio infernal ni siquiera él había conseguido librarse de la locura.

Pero él está bien con su culpa, sus remordimientos y su odio, no necesita compartirlos con nadie más. Sabe que en el improbable caso de que tuviera alguien así no se lo contaría y, en el más aún improbable caso de que lo hiciera, sabe que no sería creído. Así que se lo repite mentalmente siempre, una sola frase acompañada de miles de circunstancias, de imágenes.

Black era el guardián secreto de los Potter y, según cuenta la versión oficial, los delató a El-que-no-debe-ser-nombrado. La verdadera versión, que sólo conoce él, es que Black renunció a ese puesto.

Se lo dio a esa rata traicionera de Peter.

Black piensa en sí mismo en términos de Sirius cuando recuerda esto, se recuerda como el mejor amigo de sus mejores amigos, porque sabe que así el dolor es más intenso. La certeza de haber fallado a aquellos a quienes más amaba, aquellos que ahora gracias a esto están muertos.

Y Sirius no podía haber sospechado que Peter, Colagusano, era un traidor, pero sí que se culpa de haber sido lo bastante cobarde como para pasarle la seguridad de Lily y James a otra persona. Porque si hubiera confiado más en sí mismo, si se hubiera dado más crédito, si no hubiera sido el flagrante cobarde que sabe que fue, sus amigos podrían haberse salvado.

Esa es la parte que se culpa a sí mismo, la parte que se tortura como castigo entre esas cuatro paredes, ese techo y en esa prisión llena de dementores. Pero luego hay otra parte, que se resume fácilmente en ese mantra que se recita todas las noches, ese mantra que necesita escuchar de sus propios labios para seguir cuerdo, ese manta que sabe que repetirá hasta su muerte o hasta que consiga salir de ese lugar. Porque ese mantra esconde odio, unas ganas irrefrenables de matar, la necesidad de perdonarse a sí mismo, la necesidad de hacerle justicia a sus amigos, de enmendar sus errores. De reclamar venganza. Todo eso se resume en tres simples palabras y un punto final.

Yo no fui.”

Yo no fui – Capítulo 2: Felicidad

En esa prisión nunca se ve la luz del día. Azkaban no es un lugar al que uno vaya a divertirse, ni mucho menos a pudrirse olvidando la causa de porqué está allí. Azkaban vive su vida en una noche eterna, llena de miedo y desesperación, llena de dolor y tristeza, llena de cualquier cosa que no sea cálida y amable. El frío se te mete en el alma y no es de ese que se desprende de las paredes precisamente del que hablamos, ese frío es casi inofensivo. Porque todos los presos de Azkaban conocen muy bien la causa de sus desvelos y de los sentimientos que los mantienen encarcelados. Saben que podrían dejar las verjas de las celdas abiertas perfectamente y los presos no se moverían de donde están. Temen demasiado a sus carceleros como para poner un pie fuera de ese cambio de piedras que indica dónde acaba una celda y empieza el pasillo.

Pocos presos mantienen la cordura entre esas paredes sin esperanza y aquellos que lo hacen son o los más malvados, los que se regocijan en todos y cada uno de sus malos recuerdos sin darles la espalda sino abrazándolos con amor, y los que acaban de llegar. Y todos allí saben que los recién llegados no duran mucho.

Sirius Black es un de los que todavía no se ha vuelto loco, o no del todo. Eso piensa él. No es ni de los malvados ni de los que llevan poco tiempo en la prisión, los tres años que no ha contado le pesan en los huesos y en la sangre. Esa sangre Black, esa. Su sangre por mucho que no lo quiera. Ha descubierto que puede sumergirse en recuerdos medianamente felices cuando los dementores no están a menos de dos metros de su celda, no pasa a menudo pero cada vez que ocurre no duda en aprovechar la oportunidad.

Los recuerdos que convoca deberían ser felices, y son felices a su manera, pero por suerte para él todos los recuerdos que tiene están teñidos por una amargura que los mancha y los camufla a los ojos -si podemos decirlo así- de los dementores, de manera que no los reconoce. Sirius da las gracias a cualquier cosa que se le pase por la cabeza por que los asquerosos seres no piensen en sus recuerdos como felices. Aunque es normal, él tampoco lo hace.

La última vez que accedió a uno de esos recuerdos prohibidos y deliciosamente dolorosos y torturadores fue una noche de tormenta. Son deliciosos porque los ama, dolorosos porque ya no están y torturadores porque por mucho que los rememore y estos le dañen no puede dejar de verlos, de volver la mirada atrás en el tiempo.

Se acuerda de una calurosa tarde de junio en que decidió seguir discutiendo con la pelirroja novia de su amigo James. Para ellos era normal estar así, Lily no tenía un carácter tímido ni calmado que la hiciera bajar la cabeza ni ignorarle cada vez que soltaba una chorrada. Lily era una leona que plantaba cara y que, muy a la misma manera de los cuatro tontos con los que solía ir, acostumbraba a responder provocación con provocación, broma con broma y chorrada con chorrada. Sólo que ella era más lista, más astuta, que cualquiera de los otros cuatro. Hecho que James solía remarcar y que Sirius solía ignorar, porque nunca en su vida iba a reconocer que la adorable pelirroja eramáslistaqueél.

Todo empezó, como siempre, en la casa de los Potter. Era el último verano que pasarían esperando a volver a Hogarts, el verano de sus 16-17 años, como lo llamaba James. Sus padres habían decidido hacer una escapada romántica durante una semana y, tras asegurarse de que dejaban a alguien responsable a cargo del resto de cabezahuecas, se fueron dejándolos solos. ¿Quién fue la lista en medio de la panda de inútiles? Lily, obviamente. Ninguno de sus otros cuatro amigos sabía hacer siquiera un huevo. Bueno, a excepción de Remus, el cual era el único al que le dejaba meter la nariz en la cocina cuando era hora de cocinar.

James, Sirius y Peter aceptaban de buena gana que la única mujer fuera la que cocinara y se dedicaban a tareas más importantes mientras esperaban con ansia a que mamá pata les diera de comer. Como volar, jugar a los naipes explosivos, retocar el Mapa del Merdeador para añadirle cosas más chulas, discutir sobre tal o cual profesor, tal o cual asignatura, quejarse de los deberes, terminar los deberes en tiempo récord porque los cabezahuecas estrella se habían picado -Sirus y James, por supuesto- a ver quién era más rápido y consolar y ayudar a Peter con los suyos cada vez que se sentía perdido porque iba demasiado lento. También ocupaba gran parte de su tiempo pensar qué chorradas les haría hacer Quejicus cuando empezara el curso y cómo iban a contrarrestarlas.

Eran chorradas que hacían ente los tres mientras Remus y Lily cocinaban y precisamente porque eran chorradas las hacían. Las discusiones importantes eran para cuando estaban los cinco, para cuando ninguno podía perderse una sola palabra.

Aquella tarde no estaban hablando de nada. Lily acababa de salir de la cocina, toda orgullosa, con dos fuentes enormes de pasta con salsa italiana y Remus iba detrás con una gran ensaladera llena hasta arriba de lo que parecía lechuga, tomate, atún, queso, tomatitos, aceitunas, puerro, aguacate, patatas, brotes de soja y maíz. Sirius se relamía los labios y hubiera empezado a comer ya si no fuera porque faltaba el pan. Sirius comía pan y si no había pan podía estar horas quejándose de que no le alimentaban bien.

El pan fue servido y todos empezaron a comer. Todo iba bien con la pasta pero entonces Sirius empezó a echarse cantidades industriales de ensalada y, cuando la probó, hizo una mueca que sólo podía traducirse como ASCO INFINITO.

¿Qué demonios…? ¿Qué lleva esto, a qué demonios sabe? Está asqueroso.

Mientras Sirius se metía tanto una servilleta en la boca que parecía que se la iba a comer, James miró hacia un lado silbando para que no se le notase que instantes antes había estado flipando en colores y para que se le notase que él no tenía nada que ver con aquello, que a él le estaba todo muy bueno. Se metió un pincho de ensalada en la boca sólo para demostrarlo. Remus miraba a Sirius como compadeciéndole y Peter estaba… temblando. Más o menos. Trataba de comer para que no se le notara.

–Oye, Lunático, ¿qué demonios le has puesto a la ensalada? Creo que podría cortarme la lengua sólo por quitarme el mal sabor de boca.

Sirius miró a su amigo esperando una respuesta y este negó con la cabeza.

–Esa cosa tan asquerosa que lleva MI ensalada se la he puesto YO, Sirius –dijo entonces Lily, que se había cruzado de brazos.

–Ah… eh… yo… –empezó Sirius.

–Si vas a decir todo el abecedario te lo puedes guardar, Black, y si no te gusta mi ensalada lo dices. No lo escupes.

Sirius se preguntaba en ese momento porqué demonios no había sido Remus el que había hecho la ensalada ese día. La ensalada era su terreno, ¿qué coño hacía saliéndose de su terreno?

–No, si no me parece tan mala, Lily, en serio. Mira, me la puedo comer.

Se arrepintió al instante de lo que se llevó a la boca porque la cara de asco que había puesto rivalizaba con la anterior. Y eso era mucho decir. Se la podía haber ahorrado.

–Sí, ya veo. Dime, ¿prefieres comer ensalada o pasta?

La mirada de la pelirroja era peligrosa y Sirius decidió que era mejor no mentir y arrastrarse por el suelo.

–Pasta.

Los ojos de Lily brillaron como si les hubiera dado brillo.

–Muy bien, pues solo vas a comer pasta de aquí a dos días, Sirius Black, hasta que aprendas a preguntar qué demonios es el vinagre y cómo decir que no te gusta una comida. Yo que tú aprovecharía, no te imaginas la poca pasta que queda en esta casa.

Y así fue que Sirius se quedó sin comer dos días por su afrenta a la pelirroja. Dos días, sí. Sirius, que llegaba a la mesa y prácticamente se comía él solo tres cuartos de lo cocinado para cinco personas. No fueron pocas las veces que trató de convencer a sus otros amigos de que le alimentaran, aunque fuera un poco, pero sus súplicas tuvieron muy pocos resultados.

James, como le contó su amigo, había sido amenazado con quedarse sin ciertas partes de su anatomía que le aseguraban que si Lily tenía hijos algún día no serían suyos si se atrevía a darle un solo mendrugo de pan. Remus estaba de acuerdo con Lily así que consideró el castigo adecuado y sólo una vez, una miserable vez en que la novia de su amigo no miraba, le dio a Sirius un cacho del chocolate que se estaba comiendo en aquellos momentos. Por mucho que Sirius se humilló e hizo cabriolas cual cachorro no le dio nada más. Y Peter… Peter estaba fuera de la cuestión desde el principio, ni siquiera llegaba a la alacena y cada vez que quería algo de la cocina tenía que pedírselo a Lily porque tampoco sabía cocinar. Un día casi había volado el horno preparando una sopa al ausentarse la chica con Remus por ir a comprar un par de condimentos. Tenía hambre pero no llegaba a las galletas y Sirius y James estaban dormitando en el salón tirados en el suelo. Cualquier interferencia le hubiera costado mínimo la muerte.

Sirius se acuerda de cómo Lily le perdonó y le volvió a dar de comer después de disculparse con la botella de vinagre, que era lomásasquerosoquehabíaprobadoensuvida pero MerlínlesalvasededecírseloaLilydenuevo.

Black oye y siente que los dementores se acercan y, despacio, con reticencia incluso, se desprende de esos recuerdos tortuosos para sumergirse en ese mantra que le da la vida y le mantiene con cordura. Porque sólo hay una cosa que le sostiene y no son esos recuerdos. Esos recuerdos en los que la felicidad se mezcla con la amargura el dolor y la tortura. Porque la felicidad de un momento sólo se puede medir por el dolor que te causa recordarlo.

Yo no fui – Capítulo 1: Risa

Una explosión revienta sus oídos. El asfalto se levanta, la gente grita y todo es confusión, miedo, horror. Era rabia antes pero ahora Sirius se levanta del suelo y mira a su alrededor y sólo ve cuerpos. Cuerpos de gente desconocida pero cuerpos al fin y al cabo, muertos por todas partes. Está acostumbrado a esa visión así que solo gira y gira, buscando a la única persona que sabe que no va a encontrar. Un dedo lo saluda desde el suelo, un solo dedo que parece burlarse de él con la misma expresión de desprecio, y asco con la que le miraba Peter tan solo unos segundos antes. Y Sirius Black, mejor amigo de los recientemente fallecidos Lily y James Potter, de Remus Lupin y, supuestamente, de Peter Pettigrew, empieza a reírse.

Es una risa cascada al principio, que va creciendo poco a poco hasta hacerse incontrolable, histérica. No lo vio venir, nunca lo vio venir. Peter, Colagusano, ¡Colagusano, por Merlín! Pero el daño está hecho y Lily y James están muertos y ese hijo de puta le ha tendido una trampa, una trampa tan bien hecha que no la ha visto venir ni de lejos ni de cerca.

Se queda allí, riendo como un poseso. Se resiste a huir porque sabe que ya es tarde para hacerlo, porque sabe que el Ministerio estará en ese mismo lugar en menos de lo que termina de reír, porque sigue riendo cuando ellos llegan y él deja que se lo lleven. Porque ya da igual, porque ellos ya están muertos y nada de lo que él diga o haga va a traérselos de vuelta ni va a conseguir que el resto del mundo piense que no fue él el traidor que se los entregó a Lord Voldemort.

Los aurores lo rodean y le quitan la varita sin dificultad, no necesitan ni hechizarlo para que se vaya con ellos. Pero a ellos no les parece raro, porque Black es un asesino, porque Black es un traidor, porque Black es un mortífago y ha vendido a los mayores enemigos de Quien-no-debe-ser-nombrado para que sean asesinados y porque está demente de tanta maldad como le corroe por dentro. Porque sigue riendo.

Se lo llevan tal cual y tal cual lo presentan a juicio habiéndolo condenado ya de antemano. Black no se defiende, se queda ahí mirando al jurado, a los testigos y a los reporteros con gesto ausente y una sonrisa en los labios, como si ellos no estuvieran realmente ahí y él estuviera en otro lugar, en otro tiempo, con otra compañía más agradable. Como si James estuviera a su lado y juntos estuvieran discutiendo cuál de todos es el más estúpido. Los mira con suficiencia, con resignación en sus ojos, ya a un nivel más profundo, con pena, con sarcasmo.

Cuando lo sacan del tribunal penal a Black se lo llevan los dementores y su sonrisa ya ha desaparecido, lo que provoca que los asistentes se relajen un tanto. No es fácil estar en presencia de semejante asesino demente.

Se lo llevan a Azkaban y lo marcan, lo meten en su celda y se olvidan de él. Se relajan, celebran la caída de El-que-no-debe-ser-nombrado. Ya están a salvo, ya no puede escapar. Nadie ha escapado nunca de Azkaban y él no va a ser el primero. Los dementores harán su trabajo, como siempre, y Sirius Black no volverá a reír.